fbpx

En la ciudad de Nasiriya, Irak, murieron 64 personas hospitalizadas por Covid-19 y 50 personas heridas después de una explosión de tanques de oxígeno en el Hospital Al-Hussein el lunes por la noche. 

La corrupción y mala gestión fueron las palabras que el presidente del país, Barham Salhi dijo y exige que se rindan cuentas por los responsables.

El primer Ministro Mustafa Al-Kadhimi ordenó que se suspendiera y se detuviera al director de salud en Dhi Qar en un comunicado por su oficina. Así como una investigación gubernamental del incidente. 

Este incendio es la muestra de fallas en la protección de vidas y debe poner fin al catastrófico fracaso, así lo señaló el presidente del parlamento Mohammed al-Halbousi en un tuit.

Leave a Reply

Live Feed
Privacy Policy
Reviews