fbpx

Comienza la Cuaresma con modificaciones por Covid-19.

Con el fin de ayudar a detener la propagación del coronavirus, el Papa Francisco redujo a millones de católicos romanos a llevar a cabo el ritual con siglos de antigüedad este miércoles de Ceniza, cuaresma. 

La Basílica de San Pedro, fue  limitada  por Francisco a 120 personas únicamente, dando inicio a la temporada penitencial, la cual se acostumbraba con una procesión al aire libre entre dos iglesias antiguas, ambas ubicadas en Roma. 

Los cristianos, deben practicar buenas obras, hacer ayuno, dar limosna, ayudar y estar cerca a los necesitados, renunciar a algo, es lo que deben hacer durante la Cuaresma la cual finaliza con la Pascua. 

Francisco comentó desde hace un mes a los sacerdotes, esparcir las cenizas en la cabeza de los creyentes, y no frotarlos en la frente, esto lo llamo Miercoles de Ceniza en la era de Covid-19. Recordando que somos polvo y al polvo volveremos. 

La costumbre predominante de frotar las cenizas en la frente viene de Estados Unidos, mientras en Europa si se acostumbra el rociado de cenizas. 

“La falsa seguridad del dinero y las comodidades, que persiguen cosas que están aquí hoy y mañana se van”, y regresar a Dios, fueron las palabras que Francisco dijo en su sermón de esta Cuaresma. 

Algunos católicos estuvieron en desacuerdo con esparcir las  cenizas, ya que el tenerla en la frente es una forma de mostrar ser cristiano ante los demás.

Leave a Reply

Live Feed
Privacy Policy
Reviews