Con una población creciente de adultos mayores, el bienestar y la seguridad de nuestros seres queridos que van envejeciendo es un asunto crucial. El maltrato a las personas mayores es un problema muy real para aquellos que están bajo el cuidado de otras personas, y usted tiene razón al querer proteger de tales daños a sus padres, abuelos o a cualquier otro ser querido que esté bajo su cuidado. He aquí algunas maneras en que es posible minimizar el riesgo de abuso a los mayores y de proteger a quienes usted ama.

Defina claramente los deseos de su ser querido cuando ellos aún sean capaces.

Una importante manera en que usted puede asegurarse de que su ser querido está cómodo y feliz, es descubriendo lo que él o ella desea para sí misma, cuando aún son capaces de tomar tales decisiones. Contar con un plan establecido le puede ayudar a evitar tomar decisiones apresuradas, de último momento, que podrían hacer que su Mamá o su Abuela terminen en una institución insegura o por debajo del estándar. Además, al seguir los deseos de su ser querido podrá estar seguro de que estén felices en el lugar al que los lleve, lo que podrá mejorar su felicidad y su calidad de vida. Si a su madre no le gusta el lugar donde vive, es más probable que se deprima o se vuelva combativa, lo que reduciría la calidad de la atención que reciba.

Cree controles y balances del dinero

En tanto que puede parecer sencillo y lo más fácil que algún miembro de la familia controle el dinero del abuelo y pague las cuentas de la casa de asistencia, también puede crear mucha tensión familiar, resultar en la elección de un ambiente inseguro para el abuelo y terminar mal administrando los fondos. Se sabe que el poder corrompe y dejar todas las decisiones económicas en manos de una persona podría llevar a un abuso de poder, o simplemente a descuidos accidentales, dada la gran cantidad de responsabilidad. Crear un sistema que tenga controles y balances puede evitar abusos y un mal manejo accidental del dinero. Tal vez un miembro de la familia esté a cargo de los gastos de la casa de asistencia para adultos mayores, otro esté a cargo de los gastos médicos y medicinas, y un tercero podría  administrar los gastos varios.

Investigue a fondo las casas de asistencia para adultos mayores, a los proveedores de cuidados, etc.

No se debe entrar a ciegas cuando se trata de las personas que cuidarán de alguien a quien uno ama. Haga una investigación exhaustiva sobre las instalaciones que esté considerando para su papá, lea las reseñas de pacientes y familiares en diversas fuentes (no lea solamente los folletos del lugar); obtenga recomendaciones de médicos de confianza y de amigos de la familia, visite personalmente las instalaciones e incluso haga una prueba, de ser posible, donde su ser querido se quede allí por unos días para medir el agua y averiguar si se trata de una buena opción.

Lo mismo aplica para las enfermeras y los proveedores de atención médica a domicilio. Contrate a las personas por medio de compañías de renombre, después de haber leído muchas reseñas de pacientes y miembros de la familia, obtenga revisiones a fondo y conozca personalmente a los proveedores de atención médica, antes de confiarles a su familiar.  Dado que esta persona estará en su casa o en la casa de su ser querido, asegúrese de guardar los artículos y documentos de valor en lugares seguros, donde no puedan ser manipulados.

Si a usted le preocupa la manera en han tratado a su querIdo adulto mayor, ya sea en una casa de asistencia, un hospital, por cuidadores u otros miembros de su familia, es hora de hablar con un abogado. Póngase hoy en contacto con la firma de abogados Epstein.

Obtener ayuda legal
close slider
  • :