Desperdicio de comida en México

Mientras existen millones de personas con hambruna en el mundo, tan sólo en México se desperdician alrededor de 160 kilos de alimentos por persona. Lo que se aproxima a unas 20 millones de toneladas de comida al año, por información que da a revelar el Banco Mundial.

La ineficiencia que genera la pérdida de alimentos se puede observar en las prácticas de los productores agrícolas y ganaderos, los transportistas, los vendedores y los consumidores. Ya sea porque los productores tiene un mal manejo de las materias primas, o que los transportistas no cuentan con un sistema de refrigeración adecuado, e inclusive porque los consumidores dejan productos a descomponerse en las tiendas por no estar a la altura de sus estándares estéticos, aunque los alimentos estén en buenas condiciones para consumirse.

La pérdidas económicas por este problema se traduce en casi 500 mil millones de pesos mexicanos, casi el 2.5% del PIB del año 2017.

El desperdicio de alimentos no sólo implica un daño social y económico; también afecta al medio ambiente. Como consecuencia de las 20 millones de toneladas de comida pérdida se generan 36 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2). El equivalente a las emisiones de 16 millones de coches.

El desperdicio de alimentos también implica un desperdicio de agua. Por la cantidad de comida desperdiciada en México, se estima que se pierden 40 mil millones de metros cúbicos de agua. El riego de los cultivos es responsable del uso importante del agua tratada. La pérdida de agua por riego en los alimentos desperdiciados al año es equivalente al consumo de agua en el hogar de todos los habitantes de país por 2 años y medio.