fbpx

Falta que gobiernos de México y Estados Unidos se responsabilicen por los migrantes

Después de un año de que se haya implementado el programa piloto de “Quédate en México”, llamado Protocolos de Protección a Migrantes por Estados Unidos; se registran inscritos más de 55 mil migrantes latinoamericanos.

Este programa busca trasladar temporalmente a México a los migrantes que llegan a Estados Unidos de manera irregular. La estancia en México dura al menos algunos meses en se resuelve su estado migratorio por proceso legal en E.U.A. El programa se creó por una decisión unilateral de Estados Unidos para atender principalmente al creciente flujo de migrantes centroamericanos presenciado en el 2019.

Con la necesidad de dar respuesta a la crisis de migración, México aceptó recibir en su territorio a aquéllos que llegan a Estados Unidos, creando así comunidades fronterizas para incorporar a miles de migrantes latinoamericanos; bajo la condición de que no se le impusieran más aranceles a sus productos de exportación.

Hasta ahora el programa parece atender la crisis migratoria en cierta calidad, siendo una razón que desincentiva a muchos centroamericanos en su búsqueda del sueño americano. Pero las condiciones en las que viven cientos de miles de personas siguen forzandolos al escape de sus países originarios.

Aunque el programa sí ha cumplido, de alguna manera, con su objetivo de mantener a los migrantes fuera de Estados Unidos. Ninguna de las naciones involucradas se ha responsabilizado por el bienestar de estas personas que se encuentran en un lugar desconocido y aislado, a la espera de que se resuelva su situación jurídica.

Por su lado Estados Unidos ha cambiado su regulación respecto de a las peticiones por asilo político y humanitario, haciendo la regulación más rígida y estricta. Lo que se traduce en esperas más prolongadas para los migrantes latinoamericanos en México, de los cuales la gran mayoría son trasladados de vuelta a su país de origen a la finalización de este trámite.

Live Feed
Privacy Policy