Lo que deben considerar los trabajadores del Coronavirus

Con el esparcimiento del contagio del coronavirus alrededor del mundo, la empresas deben de considerar como prioridad el bienestar de sus empleados. La falta de preparación para las situaciones que pueda causar este virus podría ocasionar problemas legales y de recursos humanos en las compañías.
Hasta ahora hay algunos países que han elaborado legislación para proteger a los trabajadores de riegos y daños físicos en su ocupación laboral. Es el caso en los Estados Unidos, por el “Occupational Safety and Health Act”, se determina que en caso de que cualquiera de los empleados sea infectado por el virus, podrá determinarse responsabilidad del empleador y sanciones respectivas por no actuar bajo un instructivo adecuado.
El que una empresa no esté preparada para lidiar con esta situación de salud, puede llegar a significar demandas en relación a compensaciones hacia los trabajadores, y a otros temas como prácticas laborales injustas y negligencia.
Es por esto que es importante que las empresas se esfuerzan en minimizar los riesgos de un contagio que en su caso puedan existir en el área laboral; no sólo para amenazas como el coronavirus, pero para cualquier fenómeno que pudiese poner en peligro la salud de los empleados.
Entre algunos pasos a seguir por las empresas que pueden tener un resultado positivo en la prevención de afectaciones a la salud de los trabajadores y que también evitarán colocaras bajo responsabilidad por contagio, se encuentran:
Distribuir y hacer de conocimiento general, en el área de trabajo, la información de instituciones de salud relevantes. Como los informes de la Organización Mundial de la Salud y de las instituciones nacionales en materia de salud; que permiten reconocer los síntomas de una infección y determinan los pasos a seguir en caso de contagio.
Procurar que exista un canal de comunicación por el cual se eduque a los trabajadores sobre lo modos de transmisión de virus. Así como de lineamientos para mantener un estándar mínimo de higiene que minimice la propagación de un posible contagio. En este caso, el acceso a instalaciones que cuenten con un espacio para lavarse las manos y estaciones con gel desinfectante son clave. Así como el asegurarse de que mostradores, manijas de puertas, teléfonos de uso general y botones de elevador sean desinfectados con regularidad.
Es importante que los trabajadores estén preparados para informar a sus superiores y compañeros de trabajo sobre la presencia de cualquier síntoma que pueda reflejar un posible contagio. Para así tomar inmediatamente las medidas pertinentes, evitando un contagio general entre los miembros del equipo laboral.
Cualquiera del equipo de trabajo que muestre un cuadro patológico de infección deberá de ser mandado al médico en cuanto antes con su respectivo tiempo de tratamiento y reposo en casa.
En el evento de que las empresas no logren seguir estas indicaciones se encontrarán potencialmente expuestas a una responsabilidad en caso de infección dentro del espacio laboral de alguno de sus trabajadores.
Para que alguno de estos trabajadores con casos de posible infección o infección pueda regresar al área de trabajo, el empleador deberá idealmente de contar con asesoría médica profesional que pueda certificar y determinar con seguridad la ausencia de cualquier riesgo para los demás en el trabajo.
Para el caso de un posible contagio, es importante que los empleadores consideren sus opciones al respecto, según sus posibilidades de mantener una licencia salud o posibles compensaciones que deban otorgar a sus empleados. Asimismo, las empresas deben de considerar que toda la información que esté ligada a un posible contagio, contagio y licencia por enfermedad es de carácter confidencial, y debe de ser tratada como tal, atendiendo a la regulación sobre protección de privacidad.